Cuando uno hable,

los demás callan sus instrumentos.